Yo soy el Camino la Verdad y la Vida

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida

A quienes creemos en Jesús él nos invita a no perder la paz.

Nuestra única posibilidad de acceder al Padre celestial es por Cristo. Él no miente, y solamente él puede darnos vida eterna. Él nos ha preparado un sitio en el cielo.

Palabras fuertes para ateos y personas de otras religiones, sin embargo está en nuestra Biblia y lo creemos, por eso nuestra Fé es tan importante, el seguir creyendo y tener Fé en Jesús, que nos sirva de puente para con Dios. Y esto no significa que vamos a discriminar a quien no crea en Jesús, por el contrario, nos convertimos en testigos quienes debemos dar testimonio de Jesús a ellos, más con nuestro ejemplo de vida, nuestras propias acciones, las cuales sí pueden influenciar a alguien, mucho más que sólo decir palabras.

Jesús nos pide creer en sus palabras “de perdido” por los milagros que hizo, que le dieron validez a sus palabras. Nos deja muy claro que sus enseñanzas es lo que quiere Dios Padre para nosotros, y quien las crea y siga, podrá ser y hacer lo que hacía Jesús en la Tierra, ya que Él, así se despide, se va al Cielo con el Padre, así que nos deja tarea.

Evangelio

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No pierdan la paz. Si creen en Dios, crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. Si no fuera así, yo se lo habría dicho a ustedes, porque ahora voy a prepararles un lugar. Cuando me haya ido y les haya preparado un lugar, volveré y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Y ya saben el camino para llegar al lugar a donde voy”. Entonces Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?”. Jesús le respondió: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí. Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”. Le dijo Felipe: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. Jesús le replicó: “Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ve a mí, ve al Padre. ¿Entonces por qué dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que per-manece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras. Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aun mayores, porque yo me voy al Padre.”

San Juan 14 (1 al 12)

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar