...
Jesus y los niños

Jesús y los niños

Le presentaban unos niños para que los tocara; pero los discípulos les reñían. Mas Jesús, al ver la escena, se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. Yo os aseguro: el que no acoja el Reino de Dios como un niño no entrará en él.» Y abrazaba a los niños y los bendecía poniendo las manos sobre ellos. Mateo 10 (13 a 16)

Reflexión

Jesús nos aclara que quien ya ve el Reino de Dios o el Cielo como un pequeño niño, con emoción, asombro, expectativa, es una buena señal de que va por buen camino. Al seguir el ejemplo de Jesús en la acción, en el día a día, así como servir a los demás y amar a los que nos consideran sus enemigos, tenemos la mesa lista para entrar al Cielo, y entre más sigamos el ejemplo de Jesús, más emoción tendremos de querer ya ser parte del Reino de Dios. Sigue haciendo lo correcto, sigue el ejemplo de Jesús poniéndolo en práctica en tu vida y con los que te rodean.

Esta misma lectura tiene otro sentido, que hay que entrar tan inocentes como los niños, sin pecados en el Cielo, por eso debemos rechazar y evitar el pecado, arrepentirnos del mismo y buscar el sacramento de la confesión, la redención, para hacer lo posible para así como actuamos cada segundo como Jesús quiere, también estemos libre de pecado, o arrepentidos del mismo, al momento de morir.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar