...

Peligro de las riquezas

Jesús, mirando a su alrededor, dijo a sus discípulos «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!» Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Más Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: «¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios!» Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja que el que un rico entre en el Reino de Dios. Pero ellos se asombraron aún más y se decían unos a otros: ‘¿Quién se podrá salvar entonces?’ Jesús mirándolos fijamente, dijo «Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios.»

Mateo 10 (23 al 27)

Reflexión: Quienes ponen el valor en las cosas materiales, antes que las de Dios, están perdidos (no condenados, ésto sólo lo sabe Dios). Para no estar perdidos, para estar en el rumbo correcto, es necesario que todas las enseñanzas de Jesús vayan primero que las riquezas, las ganancias, las utilidades, el dinero. Lo esperado es que alguien con riquezas esté tan distraído en lo material que ya va fuera del camino, y por ello las palabras de Jesús en este evangelio.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar