Jesús cura a un paralítico

Curación de un paralítico.

Entra de nuevo en Cafarnaún, y al poco tiempo corrió la voz de que estaba en casa. – Se agolparon tantos que ni siquiera ante la puerta había ya sitio, mientras él les anunciaba la palabra. Entonces vinieron a traerle a un paralítico, llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo a causa de la multitud, abrieron el techo encima de donde él estaba y, a través de la abertura practicada, descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, dijo al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados*.» Estaban allí sentados algunos escribas, que pensaban para sus adentros: «¿Por qué éste habla así? Está blasfemando. ¿Quién puede perdonar pecados, sino Dios sólo?» Pero, al instante, conociendo Jesús en su espíritu lo que ellos saben en su interior, les dijo: «¿Por qué pensáis así en vuestro interior? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico “Tus pecados te son perdonados’ o decirle Levántate, toma tu camilla y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados -dice al paralítico-: ” ‘A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.’» Se levantó y, tomando la camilla, salió al instante a la vista de todos, de modo que quedaron asombrados y alababan a Dios diciendo: «Jamás vimos cosa parecida.»

Evangelio según San Marcos 2 (1 al 12)

Reflexión

Como dice, Jesús anunciaba la palabra de Dios, dejó claramente dicho que venía representando a Dios, jamás vino declarándose más que Dios ni más que los hombres. Vino a dar ejemplo, a predicar, sobre cómo debemos amar y tratar a los demás y cómo debemos amar a Dios. Aunque muchos curiosos sólo querían ver sus obras, las obras milagrosas sólo eran la forma inequívoca para que las personas se dieran cuenta que no era un charlatán, sino realmente un enviado de Dios. (como a lo largo de todas las eras de la humanidad hay falsos profetas, gurús, iluminados, etc.). No nos quedemos en lo superficial, vivamos la palabra de Dios en cómo actuamos, cada minuto, de cada día, de nada sirve memorizarnos la Biblia y no hacer nada por los demás, tanto nuestra familia cercana como los necesitados que tocan nuestra puerta.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar