Jesus quiere hospedarse en nuestra casa

El encuentro de Zaqueo con el Señor lo llenó de alegría y lo movió a dejar su antigua vida de pecado y a reparar el daño ocasionado a los demás.

Porque quiere salvarnos, Jesús también nos dice: “hoy tengo que hospedarme en tu casa”.

Reflexión

Me parece fenomenal que algunas buenas personas veían a Jesús tal cual era, como Zaqueo, como Dios en la tierra, y su emoción fue grande al convivir con el mismo Jesús. Como todos, Zaqueo tenía defectos y pecados, pero en su encuentro con Cristo decidió corregirlos y mejorar.

Que todos seamos como Zaqueo, listos para la conversión con Cristo, con la emoción de ir a su encuentro.

Zaqueo era bajo de estatura, y eso no le impidió a recibir a Jesús en su casa, dejemos las excusas y encontrémonos con Jesús hoy mismo, ahí está esperándonos en la Eucaristía.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar