Controversia sobre la autoridad de Jesús

Llegó al Templo y, mientras enseñaba, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo, que le preguntaron: ¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado tal autoridad? Jesús les respondió: “También yo os voy a preguntar una cosa. Si me contestáis a ella, yo os diré a mi vez con qué autoridad hago esto. ¿De dónde provenía el bautizmo de Juan, del cielo o de los hombres?” Ellos discurrían entre sí: ‘Si decimos que es del cielo, nos dirá: Entonces ¿por qué no le creísteis? Pero si decimos que es de los hombres, tenemos miedo a la gente, pues todos tienen a Juan por profeta.’ Así que respondieron a Jesús: ‘No sabemos.’ El les replicó entonces: “Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.” Mateo 21 (23 al 27)

Reflexión

Se le acercaban a Jesús estas personas para buscar preguntarle algo que no pudiera contestar o solo se metiera en problemas y tuvieran la excusa perfecta de encerrarlo o matarlo. Triste que siendo el pueblo elegido por Dios para recibir a Jesús, desde Juan el Bautista, estaban ciegos a ver a los profetas de Dios, y pues hasta el día de hoy todavía se ve arrogancia para aceptar estos hechos. La respuesta era muy sencilla, Jesús lo hacía con el poder de Dios. Tantos testigos, tanta evidencia, y el único y real camino a la salvación del alma: Jesús.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar