Adicción a la pornografía

Introducción

Este artículo trata de ser breve, resumiendo numerosas y bien documentadas lecturas, trabajos de investigación y experiencias sobre la pornografía en estrecha relación con nuestra alma, nuestro espíritu, nuestra salud mental y social.

Objetivo

Que el lector entienda la pornografía y cómo éste afecta negativamente nuestra alma, por ende, daña a todo con lo que esa alma se relaciona, ya sea de la propia persona como escuela, trabajo, deberes, así como a otros: seres queridos, familia, pareja…

Dios

El yo primero debe buscar a Dios, amar a Dios más que todo. Después amar al prójimo como si fuera nosotros mismos. La pornografía no es lo que Dios quiere para nosotros, nos daña, y por ende es un pecado. Todo lo que es considerado pecado no es arbitrario, sino es porque nos hace daño. El mayor daño que nos hace el pecado es alejarnos de Dios, pero no es el único daño, hay más.

El enemigo

Aunque Satanás prefiere mantenerse en el anonimato y que crean no existe, así hace más daño, es el experto, y le fascina, la mentira, en todo. La pornografía es sinónimo de mentira, no son documentales de la vida real cuyo objetivo es el bien, sino todo lo contrario, buscan pudrir al ser humano que lo consume de adentro hacia afuera, dañándose a sí mismo y a todos a su alrededor: como es el objeto de todo pecado (mentiras, envidias, calumnias, homicidio…)

Qué es la pornografía o qué es el porno

Cualquier cosa, sea texto, imagen, video, audio u otro, que en el tema de lo sexual nos causa excitación. Fácilmente se reconoce cuando no puedes hablarlo como un tema abierto con todos los que conoces, sino que son actos secretos, vergonzosos. La pornografía en Internet es todo video, fotografía, audio, texto que es explícitamente gráfico, organizado en sitios web por categorías, desviación o aversión en la cual cae, es muy fácil encontrar en un minuto todo lo que queramos encontrar, completamente opuesto a la vida real. En la vida real no hay botones, en la vida real no hay categorías a elegir, en la vida real la persona no es un objeto de placer y luego desaparece cuando cumplimos nuestro placer.

La mentira

La industria pornográfica es el responsable de casi toda la pornografía que encontramos hoy día en Internet, y la generada por los usuarios bien está inspirada y apoyada por la misma. Esta gente son personas que contratan actores, escritores, productores, para montar escenarios fantasiosos, exagerados, fuera de la realidad o cualquier cosa que el usuario pudiera querer encontrar en su sitio web para generar tráfico hacía él y/o suscriptores pagados, los cuales son su fuente de ingreso. Su objetivo es uno: ganar dinero; a costa de publicar cualquier cosa que alguien pudiera buscar: por morbo, enfermedad sexual y/ adicción a la pornografía la cual siempre pide más y más como cualquier droga, y así nunca quedas satisfecho. Nunca buscan el bien de quien se alimente de este contenido, ni de informar de la realidad, ni de hacerlo sentir bien, ni de hacer que le vaya bien en la vida real con su pareja, ni de llevarlo por un camino recto para con Dios.

Los daños personales

Primero te daña a ti mismo, e inicia una cadena de daños:

– Altera tu realidad esperada sobre las relaciones sexuales, las cuales son opuestamente distintas en la vida real que como se muestran en la pornografía.

– Crea caminos viciosos mentales asociado a un placer, entre más se haga, este camino va haciendo estragos en el cerebro y es más difícil dejar de hacerlo.

– Se va haciendo una, a veces irreparable, desasociación con las personas reales y las situaciones reales, dificultando cada vez más las relaciones interpersonales / de pareja / sexuales en la vida real.

– El consumo de porno está muchas veces asociada con la masturbación: cosa que lleva a los extremos en daño en la salud sexual y mental del individuo.

– El costo de oportunidad de dedicar tiempo a otras cosas que sí pudieran hacer a la persona crecer en habilidades y valores, que le ayuden en su vida, en su trabajo, en autosuperación, opuestas a la pornografía no deja ninguna secuela saludable, ni rentable, ni productiva en la persona.

Los daños interpersonales

Todo problema / pecado personal, afecta de una u otra forma a los demás, sobre todo a los más queridos y los más cercanos primero:

– Es algo que usualmente se hace solo y no es platicable con todos tus seres queridos (padres, hijos, hermanos, amigos, pareja, escuela), ya que sabemos en nuestra conciencia que está mal y no es bien visto.

– En algunos casos llega al grado de querer hacer lo que se ve en la pornografía a otras personas, abusando de ellas psicológicamente y hasta físicamente, sobre todo a la pareja, y en raros casos hasta a extraños en actos criminales.

– El costo de oportunidad de haber dedicado el tiempo en cosas de valor, que afecten positivamente a nuestros seres queridos más allegados, teniendo un mejor trabajo, siendo mejor persona, pudiendo ser sincero todo el tiempo sin llevar una doble vida ocultando secretos.

Los daños colaterales

– La empresa que te contrata o tu propia empresa sufre, por ende los clientes y proveedores sufren de una persona que pudo haber sido mejor preparada, más dedicada, con menos distracciones, más sociable y cándida, alguien honesto que se ve que sólo tiene una máscara para con todos, dentro de otras cosas que se pierden al dedicar tiempo a la pornografía.

– Una sociedad afectada, sexualizada a grados que no deberían, una cultura manchada por una sobre-sexualidad, además basada en falsedades que es lo que promueve la pornografía, una pérdida de valores no solo de la sexualidad sino de todos los demás, lo que genera más frustración y actividad criminal a ver que la realidad no funciona como la pornografía.

– Al consumir pornografía, estás dando dinero a quienes la fabrican y promueven, aunque ésta sea gratuita, debido a que ellos ganan por el tráfico alto en sus sitios web. Al igual como la droga, si no hay quien la compre y consuma, se acaba el negocio.

– El costo de oportunidad de haber dedicado ese tiempo en ser mejor persona, cosa que afecte a nuestro alrededor a que todos quienes nos rodean sean mejores personas también, y esto haga un efecto avalancha sobre muchas personas en nuestra sociedad, por una sociedad mejor, honesta, sincera, trabajadora, allegada y cercana a Dios, buscando el bien común de quienes nos rodean.

Pasos para revertir la adicción

1. Tener la firme determinación de no volver a consumir la pornografía, ya que está mal, no es una actividad familiar, nos hace daño y hace daño a quienes nos rodean.

2. Pedir ayuda a Dios, Jesús y María, rezando diariamente (rosarios), confesándote regularmente con un sacerdote, asistiendo a misa (no solo los domingos).

3. Pedir ayuda a alguien cercano, un sacerdote, un(a) amigo(a), un confidente que sepamos tiene la salud espiritual para apoyarnos y rezar por nosotros.

4. Poner los medios físicos: deshacernos de tecnología que nos perjudica (ipads, celulares), material pornográfico que tengamos guardado o suscripciones, sacar la TV de nuestra habitación, poner un bloqueo en el Internet de nuestros aparatos, no embriagarse, etc, cada quien tiene sus medios de peligro que tiene que bloquear.

5. Distracción, distracción y más distracción. A veces no se puede luchar contra eso directamente ya que es más fuerte que tu, pero si ya hiciste el paso anterior, lo mejor es ignorar el tema y llenarlo con otro tema en la cabeza, como sustituir la tentación por otro pensamiento que no lleve a un pecado, salir inmediatamente al parque a caminar, o correr, llamarle a un amigo para ir a cenar, jugar un videojuego, leer un buen libro, salirse a misa, etc.

6. Cuidar la salud espiritual, mental, física, cada día, todos los días. Así como se reza, se asiste a los sacramentos, se lee la biblia o un buen libro, también se está bien con los demás, discúlpate con quien hayas hecho daño, realiza todas tus responsabilidades con calidad, servicio y buena actitud, come sanamente y no en exceso, haz ejercicio regularmente, si estás pasado de peso, pierde peso, etc. Si uno está bien, todo es más fácil.

7. No requieres la pornografía en tu vida para nada bueno, y sí mucho malo, identifica los síntomas previos antes que caigas en ese vicio, y enfócate en los puntos anteriores de esta lista, y estarás muy bien.

Conclusión

Aminorar o justificar el consumo de pornografía no altera las realidades que es una actividad vergonzosa que hay que ocultarle a los demás, las reacciones químicas y de comportamiento dañinas que hacen en el cerebro, a veces incurables, el daño que hace a nuestra alma al alejarnos de Dios, y al daño que nos hace a nosotros mismos afectando nuestra personalidad, causando impotencia sexual y/o eyaculación precoz, entre otras. No hay elementos positivos para nuestra salud, alma y para nuestros seres queridos. Reza un rosario diario a la virgen María, acércate a los sacramentos de la confesión, comunión, y sobre todo, ten la firme voluntad de que ya no lo harás, y verás cómo Dios te ayuda.

Adiccion al porno | adiccion a la pornografia | como resolver la adiccion al porno | como dejar de ver porno | porque el porno es tan adictivo | porque la pornografia es adictiva | pornografia adictiva | adicto al porno | adicta al porno | adiccion al porno | como dejar el porno | dejar el porno | dejar de ver porno | dejar de ver pornografia | como dejar de ver porno | como dejar de ver pornografia | articulo de pornografia | pornografia articulo | pornografia y masturbacion adicciones

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar