Esfuércence en entrar por la puerta, que es angosta

Ante la pregunta sobre si son pocos los que se salvan, Jesús sólo contestó: “Esfuércence en entrar por la puerta, que es angosta…”.

+ Indudablemente, es voluntad de Dios que todos nos salvemos y conozcamos la verdad, pero antes será necesario que recorramos el mismo camino de Jesús, nuestro único Maestro. Él es nuestro ejemplo a seguir.

+ Debemos conservar la fe que hemos recibido, a pesar de todo lo que se pueda oponer a ella.

Dejemos que Dios obre su salvación. A nosotros nos toca esforzarnos en entrar por esa puerta, que es angosta.

La última palabra la tendrá Dios, nosotros no podemos etiquetarnos unos a otros de quienes están ya salvados y quienes no, pero el mensaje de Jesús es el de “Esfuerzo”, Lucha, Voluntad. Si nuestra vida ha sido “Fácil” en los temas del alma y de nuestra amistad con Dios, ya es indicativo que vamos por mal camino. Llegar a Dios requiere de esfuerzo, y por sí solos no venceremos, por eso la oración y el sacrificio es tan importante para que nuestro esfuerzo sea fortalecido por virtudes que nos da Dios.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar