...

Cómo funciona la Iglesia Católica como organización?

Cómo funciona la Iglesia Católica como organización? Inspirada en la visita del Papa Francisco a Mexico en 2016

 

Objetivo

En este artículo inspirado por la visita al papa Francisco a México en 2016, en dónde brotan comentarios que dejan al comentarista expuesto al inmenso vacío de información que posee en su cerebro, y en otros casos también otro inmenso vacío de amor en su corazón, hablaremos en resúmen cómo funciona la Iglesia Católica como una organización.

 

Introducción

La Iglesia Católica es un instrumento de la unión con Dios y la humanidad, fue fundada por Jesús y sus doce apóstoles, el número de seguidores hoy día es menor a las mil trescientas millones de personas (se cuentan a bautizados quienes no hayan presentado un acta formal de renuncia). Como organización, tiene miembros directos en la mayoría de los países del planeta, se organiza jerárquicamente, como la mayoría de las empresas y organizaciones de otras índoles del mundo.

 

La Iglesia en todo busca nuestro bien, por eso prohíbe lo que nos daña, aunque nos gustaría hacerlo. Tampoco los buenos padres que educan bien a sus hijos les conceden lo que ellos quieren.

 

La Iglesia Católica defendiendo al ser humano a lo largo de la historia

La Iglesia Católica es la institución que más ha contribuido al progreso moral de la humanidad. Ella regeneró al individuo, liberándolo de la esclavitud; regeneró a la mujer, devolviéndole su dignidad; regeneró la familia, exigiendo para ella todos los derechos que le corresponden; regeneró la sociedad, transformando el Estado déspota y tirano en el Estado que recibe su autoridad de Dios y que sólo puede ejercerla en bien de sus súbditos.

 

La Iglesia Católica ha sido una gran bienhechora de la humanidad. A ella se deben multitud de bienes sociales:

  • La abolición de la esclavitud comienza con la carta de San Pablo a Filemón mandándole que trate a su esclavo como a un hijo. Esto era insólito en una sociedad en la que un esclavo valía menos que un caballo.
  • La Iglesia dignificó a la mujer en un mundo en el que la mujer era un objeto al servicio del hombre. El repudio era derecho exclusivo del hombre.
  • La Iglesia generalizó el matrimonio, pues en el Derecho Romano los esclavos no podían casarse; y tampoco era posible en matrimonio entre patricios y plebeyos.

 

La Iglesia y sus fieles defienden continuamente al ser humano no nacido, el cual es cobardemente asesinado antes de su nacimiento, con aún más cobardes excusas. Si un padre o una madre puede matar a su hijo y ser protegido por la ley, es cuando la Iglesia entra a defender lo que es correcto.

 

Nadie ayuda más que la Iglesia Católica

Es la institución que a lo largo de la historia, ha ayudado más a los enfermos, pobres, marginados y necesitados que cualquier otra, en montos de millones de dólares.

 

Según un estudio de Pedro Brunori en el libro “La Iglesia Católica” de la Edición Rialp, La Iglesia Católica tiene en el mundo ciento veintitrés mil centros asistenciales: 123,000 mil! Esto no lo tiene nadie en el mundo, de los cuales son 5,900 hospitales, 16,700 dispensarios, 700 leproserías, 12,600 hogares de ancianos, 19,500 orfanatos y guarderías, 11,500 centros de orientación familiar, 11,600 centros de educación especial, 44,500 otros centros de asistencia.

 

La Iglesia fundó los primeros hospitales, asilos y orfanatos de la HIstoria. Las primeras escuelas de Europa nacieron a la sombra de los conventos de religiosos, y las universidades más célebres han sido fundadas por Papas. De las cincuenta y dos universidades europeas anteriores a las 1400, cuarenta fueron fundadas por los Papas. Así París, Montpellier, Oxford, Cambridge, Heidelberg, Leiptzig, Colonia, Varsovia, Cracovia, Vilna, Lovaina, Roma, Padua, Bolonia, Pisa, Ferrara, Alcalá, Salamanca, Valladolid, etc.

 

Cuánto ayuda la Iglesia Católica

A parte de lo que hacen privadamente los católicos y las Órdenes Religiosas, el Vaticano, en 1966 solamente, dedicó 700 millones a ayuda humanitaria. Y en el Vaticano hay más de cien organizaciones que se dedican a repartir limosnas a los pobres de todo el mundo.

 

En el último ejercicio, el Óbolo de San Pedro ha recogido $52,456,054.37 dólares, del cual Juan Pablo II destinó $1,720,000.00 a las poblaciones afectadas por calamidades y para proyectos de promoción cristiana; $1,313,000.00 dólares para las comunidades indígenas, mestizas, afroamericanas y campesinos pobres de América Latina; $1,800,000.00 dólares para la lucha contra la desertización y la carencia de agua en el Sahel.

 

Pero la gente critica un viaje Papal, necesario, de $50,000 dólares, casi todos patrocinados por los fieles de manera gustosa y voluntaria.

 

De donde se financía la Iglesia Católica

De donativos de sus fieles sobre todo, y de otras inversiones que por el tamaño de la Iglesia son necesarias como inmuebles, y el trabajo de algunas personas del clero que por sus labores realizan trabajo que genera dinero, ya que la mayoría de las personas del clero trabajan sin cobrar. No hay empresa grande, sea la Iglesia o sea Google, que teniendo tantos empleados, tantos gastos, no forme un capital, es un disparate no tener capital para solventar inconvenientes, sueldos, pagos, comida, rentas, los sacerdotes también tienen que vivir, y la mayoría vive en un estado de humildad y pobreza, pero mucha alegría, eso sí.

 

La vida humilde del clero

Me ha tocado visitar varias casas, Iglesias, donde vive el clero y ninguno vive en estado de riquezas como muchos piensan. Las riquezas de la Iglesia no son para que los sacerdotes se den una buena vida, y aunque hay sus excepciones, ellos no siguen el ejemplo de Jesucristo, de vivir humildemente sin entusiasmarse por lo material, y la Iglesia no promueve este valor de lujos.

 

Riquezas, Tesoros guardados

Los tesoros en temas de arte y otros, pertenecen al pueblo católico. No son del Papa, ni de los obispos, ni de los sacerdotes. Y al pueblo católico le dolería ver que el Vaticano pasa a manos de un norteamericano o de un árabe millonario que pondría una mezquita en la Basílica Vaticana, por ejemplo. Esos tesoros son de generaciones del pasado y del futuro, La Iglesia no puede desprenderse de ellos en bien de nuestra generación, al igual que el presidente de un país no puede vender un Museo Nacional para remediar las crisis económicas y de los pobres hoy, ese Museo Nacional es propiedad de todas las generaciones de ciudadanos del país.

 

Efecto colateral: La humanidad del clero

Otra gran falta de claridad para quien juzga las ganancias y gastos de la Iglesia, es la humanidad del clero, a los sacerdotes y al clero en general les corre sangre por las venas, la misma sangre que les corre a ellos, sin embargo esperan perfección del clero, cuando ellos nunca han podido alcanzar esta perfección. Imagina a una persona que engaña a todos sus compañeros haciéndose pasar por una buena persona y gracias a esto logra su sacerdocio, pero sólo lo quería para poder tener cercanía con pequeñitos niños y abusar de ellos, y gracias a esto una persona sin criterio ya ataca a TODA la Iglesia, por el error de una minoría. Este hombre está claramente MAL, pero también está mal quien tiene este poco y estrecho criterio para atacar a toda una institución por el error de uno de sus empleados, si este fuera el caso estarías desnudo y en el bosque ya que ninguna marca de ropa, tecnología, casas, etc tiene empleados con un record limpio, deja entonces de “consumir” sus productos también, tendrías que atacar a toda institución, gobierno, marca y empresa del planeta, ya que todos cuentan con humanos imperfectos.

 

Los sacerdotes que evalúan a seminaristas (futuros sacerdotes) no son clarividentes ni poseen poderes mágicos, son humanos, y pueden evaluar a un futuro sacerdote mal, siempre será así. No se puede atribuir a la Iglesia los pecados de los malos católicos. La Iglesia condena la mala conducta de toda persona. Precisamente los malos, lo son por no cumplir con lo que manda la Santa Iglesia Católica, por esto la Iglesia jamás podrá ser mala. Cualquier sacerdote que consideres como MALO es por NO seguir los mandatos de la Iglesia, por hacer su voluntad o dejarse llevar por su propio e incorrecto criterio.

 

Así como en la policía siempre habrá criminales y policías corruptos que se inscribieron por las razones incorrectas, y pueden engañar a un polígrafo, jamás habrá una policía limpia en toda la humanidad, y sería injusto calificar a todo el cuerpo policiaco como sucio y vil, cuando el objetivo es proteger y servir, y la mayor parte del tiempo sí se logra, por eso la policía sirve, como la Iglesia sirve.

 

Más bien lo que buscas yo creo es justificar tu mal comportamiento con cualquier error de la Iglesia para no seguir sus mandamientos, ya que es el camino “fácil” aunque a final de cuentas te llevará a la infelicidad.

 

Cómo funcionan las cabezas de las empresas

En empresas, organizaciones pequeñas, todas las decisiones podría tomarlas el director, el presidente, la cabeza, siendo que el flujo de información es controlable, pueden llevar la administración con facilidad, en empresas, organizaciones tan grandes como lo son las empresas multinacionales como LG, Google, un país como México, la Iglesia, lo que puede hacer el presidente o la cabeza está limitado, y tiene que delegar en jerarquía hacía abajo, la mayoría del trabajo, pero por su puesto de jerarquía, gran parte de sus responsabilidades es dar la cara tanto a sus empleados, accionistas, inversionistas, personas de interés, como sus clientes y el público, en todas partes del mundo. Un presidente, de un país, un fundador de una empresa multinacional, o un Papa de la Iglesia Católica que no viaje y no de la cara, es un disparate irreal, es necesario, en una organización tan grande, la cabeza, el Director, el Presidente, prácticamente se dedica a dar la cara: es un empleado de relaciones públicas.

 

No hay razón especial para atacar a la Iglesia Católica

No la hay, es la institución que más hace el bien, quienes logran seguir sus mandatos son los más milagrosos santos y seres humanos que mayor bien han hecho hacía los demás, y sin embargo es foco de atención negativa, de crítica y de persecución. Porqué? Mi conclusión personal es porque quien se ve en un espejo y es tan contrario a toda la bondad que promueve la Iglesia, y sabe el gran esfuerzo que le tomaría aceptar esta verdad, prefiere poner una “barrera protectora” contra la Institución y todo lo que parezca ser bueno, con tal de ellos no tener que aceptar responsabilidad.

 

Sin embargo empresas, gobiernos, con altos porcentajes de gente infiel, corrupta, con criminales, pedófilos, pero la gente parece estar indiferente ante el hecho, o hasta comprensiva en estos casos: “bueno pues es gente, nadie es perfecto…”

 

Conclusión

Hay una alta posibilidad que si persigues a la Iglesia especialmente, haces tus comentarios en las redes sociales atacándola, lo más probable es que no te gusten las reglas y en ningún otro entorno de tu vida las tienes, eres una mala pareja, eres mal ciudadano de tu nación, eres un miembro débil y egoísta de tu comunidad, prefieres hacer lo que te plazca, y con tal de convencerte de que hacer lo que te plazca estás bien, atacas a la institución que más bien hace en todo el mundo, y en toda la historia de la humanidad, sólo porque tiene reglas.

 

Gracias a Dios que la opinión de uno, de otro, o de algunos, no cambia ningún hecho real de esta vida (por mencionar algunos, el Nacimiento de Jesucristo y todo lo que dijo, la institución de su única Iglesia Católica), y de la que sigue (el hecho que morirás y sí habrá un recuento de qué tanto bueno hiciste, y que tanto malo dejaste de hacer en la anterior vida), y algunas ideas falsas, o tratar de convencernos de lo contrario, sólo están en la cabeza de uno.

 

Para Salvarte, Jorge Loring, 62 edición

Tihamer Toth: Cristo y los cristianos 3a, II, 3. Ed. Atenas. Madrid

Jacques Leclercq: La familia, II, B, Ed. Herder. Barcelona. 1961.

Diario ABC de Madrid, 14-II-1997, pg 73

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar