Parábola de los dos hijos

“A ver qué os parece. Un hombre tenía dos hijos. Llegándose al primero, le dijo: ‘Hijo, vete hoy a trabajar en la viña.’ Él respondió: ‘No quiero’, pero después se arrepintió y fue. Llegándose al segundo, le dijo lo mismo. Él respondió: ‘Voy, Señor’, pero no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?” El primero, le dicen. Jesús añadió: “Os aseguro que los publicanos y las prostitutas llegarán antes que vosotros al Reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros por camino de justicia y no creísteis en él, mientras que los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Y vosotros, ni viéndolo, os arrepentisteis después, para creer en él.” Mateo 21 (28 al 32)

Reflexión

Jesús claramente les dice esta parábola refiriéndose a Dios como a nosotros nos ha dicho a través de su Iglesia Católica qué debemos creer y las acciones concretas que Él ve buenas, que tenemos que hacer para agradarle, y sin importar lo que uno sienta o desee, Dios espera lo llevemos a la acción, a nuestro día a día, todos los días. A quienes de nosotros no hagamos lo que pide Dios, queda claro, purgarán ese comportamiento con purgatorio, primero llegarán los que sí actuaron en favor de Dios. Elige a Dios, pónte a la acción, no solo en palabras.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar