No seamos insensatos

En el evangelio vemos que Jesús hizo notar a la multitud que es necesario evitar la avaricia, “porque la vida del hombre no depende de la abundancia de bienes que posea”.

+ En la parábola del hombre rico, Jesús nos enseña que acumular bienes en este mundo no nos garantiza que vayamos a disfrutarlos algún día.

+ Si nuestros planes no van de acuerdo con la Voluntad de Dios, se revertirán contra nosotros.

+ Por eso, hay quien dice: “Si Dios quiere”, “Con el favor de Dios”, antes de emprender algo.

¿Cómo podremos hacernos ricos de lo que vale ante Dios?

Reflexión

La única garantía que tenemos es que moriremos, y dejaremos bienes acumulados en la tierra, lo que sí puedes llevarte son los tesoros en el cielo acumulados, osea el bien que hiciste a tu prójimo, empezando por el más próximo o cercano a tí y luego al más necesitado, también el mal que dejaste de hacer, ofrecido a Dios, es otro ‘token’ que puedes acumular para el cielo.

Dios no te preguntará cuántos títulos de propiedad tuviste o cuántos autos o artículos de lujo tuviste, por el contrario, las cosas materiales durante tu vida en la tierra son un riezgo para influenciar negativamente a tu espíritu, en la mayoría de los casos. Alíneate al plan de Dios.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar