...

Este es mi hijo muy amado, escúchenlo

Éste es mi hijo muy amado…; escúchenlo La transfiguración de Jesús en aquel monte elevado fue una teofanía, es decir, una manifestación de Dios accesible a los sentidos. El Padre celestial confirmó que su Hijo era digno y mandó que lo escucháramos. ¿Escuchas a Jesús? ¿su palabra te ilumina? ¡Levántate y no temas! Creas o no en esto, el hecho es que Dios nos pidió escuchar a Jesús a su viva voz, es un testimonio que nos ha llegado hasta

Continue Reading

Site Footer

Sliding Sidebar