La higuera estéril y seca. Fe y oración.

Al amanecer cuando volvía a la ciudad, sintió hambre. Al ver una higuera junto al camino, se acercó a ella, pero no encontró más que hojas. Entonces le dijo: ¡Que nunca jamás brote fruto de ti!” Y al momento se secó la higuera. Al verlo los discípulos, se maravillaron y decían: ¿Cómo ha quedado de repente seca la higuera? Jesús les respondió: “Os aseguro que si tenéis fe y no vaciláis, no sólo haréis lo de la higuera, sino que

Continue Reading

Site Footer

Sliding Sidebar