...

Recibimos el Espíritu Santo

El Domingo de Pentecostés celebramos que, como fruto de la victoria pascual de Jesucristo, el Espírituo Santo fue enviado:

  • Para llenarnos del fuego de su amor.
  • Para sanar nuestros corazones.
  • Para fortalecernos.
  • Pare tener el valor de anunciar a Cristo muerto y resucitado.

Él es nuestro aliado. No lo despreciemos.

Pentecostés es una celebración de nosotros los Cristianos, luego de Navidad y Pascua, la tercer más importante. Es el momento que Jesús les impone el Espíritu Santo a los Apóstoles, una gracia divina otorgada por Jesús, a sus descendientes, incluido San Pedro el primer papa de la Iglesia Católica, el cual estamos seguros el Espíritu Santo también se queda con cada uno de los descendientes de San Pedro en la Iglesia que insituyó Cristo. Entonces los discípulos podrían hablar en lenguas y las palabras que decían estaban inspiradas por el Espíritu Santo, así como hoy día el contraste de nuestro Papa Francisco y sus diversas cuentas de Twitter llegan en los idiomas más importantes a todo el mundo.

Pidamos al Espíritu Santo que nos ilumine también nuestras palabras y acciones para que los demás puedan ver a Dios en nosotros, crean y se conviertan.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar