...

Las tentaciones de Jesús también son nuestras

Las tentaciones de Jesús también son nuestras

Estamos expuestos continuamente a las mismas tentaciones de Jesús.

  • Pero contamos con la ayuda de Dios para no ser derrotados. Por eso le pedimos: «no nos dejes caer en la tentación», que equivale a decir: «no dejes que nos rindamos ante la tentación»
  • La confesión sacramental será el medio para mantener o recuperar nuestra amistad con el Señor, que no vino por justos, sino por los pecadores.

El ayuno, la abstinencia, la oración y la limosna nos ayudarán a caminar con Jesús durante este tiempo de preparación a la Pascua.

También hay que considerar que el ayuno, y la abstinencia también lo son de todo pecado sobre todo los de soberbia, seamos humildes y generosos con los demás, que puedan ver a Jesús mismo en nosotros.

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar