Que grande es tu fe

¡Qué grande es tu fé! Si Jesús no fue enviado sino a las ovejas descarriadas de Israel, ¿por qué, entonces, atendió finalmente los ruegos de la mujer cananea? ¡Cuántas veces dejamos nuestra oración porque consideramos que “no está dando resultado”! ¡Con qué facilidad abandonamos nuestra asistencia a la Misa dominical, por dudar de la presencia de Jesús en ella! ¡Cómo es que dejamos de hacer el bien que tenemos que hacer, sólo porque los demás no lo están haciendo! ¡Es

Continue Reading

Site Footer

Sliding Sidebar