Al ver Jesús a las Multitudes se compadecía de ellos

Jesús se compadeció de las multitudes porque vio que estaban “extenuadas y desamparadas, como ovejas sin pastor”. Él es el único Buen Pastor, pero sabía que no iba a quedarse de manera visible en este mundo todo el tiempo, por lo que eligió a a algunos para cuidar de su pueblo. Así, con sus doce discípulos, a quienes envió a buscar a “las ovejas perdidas de la casa de Israel”, inició una cadena que llega hasta nuestros días. Los sucesores

Continue Reading

Site Footer

Sliding Sidebar