Sucesor directo de Jesús y de su Iglesia

Jesús antes de conversarles sobre su pasión y muerte, deja el legado de su Iglesia y a su encargado, San Pedro Apóstol. Siendo que Jesús instituye su asamblea o Iglesia en Pedro, era para que con su muerte no acabara ahí su misión sino que siguiera, y por eso Pedro deja sucesores hasta el Papa Francisco en la actualidad, para tomar las riendas de su obra, atar y desatar en la Tierra, temas del Cielo, y es por esto que el Cielo está en su Iglesia.

Quien se diga Cristiano pero no crea en la Iglesia Católica es un hipócrita, en el siguiente texto se podrán ver las palabras de Jesús textuales, y si no existieran sucesores de San Pedro hasta el día de hoy, ni siquiera existirían los Cristianos el día de hoy, ya que gracias a ellos se ha continuado la obra de evangelización por el mundo, hasta que por el año 1500, Lutero puso la moda y hoy existen cientos de miles de sectas distintas, cada una a su interpretación de las palabras de Jesús a su antojo, y por ello los llamamos “nuestros hermanos separados”, separados de la única Iglesia de Cristo, la Católica y Romana.

Profesión de fe y primado de Pedro. 
Tras llegar Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: <<¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre>> Ellos respondieron: “Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas.»
El les preguntó: <<Pero vosotros ¿quién decís que soy yo?» ” Simón Pedro contestó: <<Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo>> A esto replicó Jesús: <<Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro y que sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.>> Entonces mandó a sus discípulos que no dijesen a nadie que el era el Cristo.
Mateo 16 (13 al 20)
Empíricamente también comprobamos las promesas de Jesús hoy día, y cómo los poderes de Satanás no han podido destruir la Iglesia, aunque la ataca mucho, y a sus sacerdotes, fieles y religiosos. Se ha puesto creativo con el tiempo, desde ataques directos, motivar a la creación de cientos de miles de sectas para confundir algunos temas principales, y hasta otras religiones con piel de oveja y principios de lobos. La relevancia de la Iglesia también es fácilmente comprobable cuando hay posesiones demoniacas y cómo se logra su exorcismo, el agua bendita que sólo un sacerdote puede bendecir, así como cientos de miles de pruebas milagrosas que suceden sólo en la Iglesia Católica como los milagros eucarísticos y los cuerpos incorruptos, que la ciencia conocida no puede explicar.
 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar