En tiempos de crisis, mantener la calma

¿Como afrontas las situaciones que no puedes controlar? Esas situaciones que te generan un gran estrés como las discusiones con tu pareja, el trafico, una mala actitud de tu hijo. Todos hemos vivido un momento difícil en el que el control emocional se desborda, se disparan los nervios y nos sentimos débiles en tomar una decisión acertada.

La tensión y los nervios evitan que tu puedas pensar de manera clara y concentrarte en una solución del problema, lo importante en estos casos es mantener la calma, tener paciencia, respirar profundamente y pensar en posibles soluciones:

Lo primero que se debe hacer en estos momentos es reconocer o identificar los momentos en los que te sientes estresado o presionado, controlar tus emociones y mantener la calma. Evitar decir o hacer cualquier cosa de la que te puedas arrepentir, entrena la respiración lenta y profunda para poder relajarte y tu mente se abra a las soluciones. No dejes que este momento te atrape.

Toma un poco de distancia de la situación que genera el malestar, ubícate en una actitud superior y de fortaleza, busca un lugar tranquilo donde te sientas cómodo, trata ver otras cosas, date tiempo para meditar, escucha alguna música para que el animo mejore, piensa en otra cosa como imágenes que te relajen y permitan desconectar tu cerebro de esa situación y aclarar tu mente.

Después de que hagas todos los consejos anteriores, ahora si, con la cabeza fría, analiza la situación de manera objetiva, toma la responsabilidad, acepta las cosas como son, acepta tus perdidas, acepta el pasado y no intentes predecir algún posible futuro, agradece lo que tienes y lo que estas viviendo, piensa en los demás, cree en que las cosas van a mejorar, no tengas miedo y sé positivo. Imagínate la situación que estas viviendo, como que si no estuvieras viviendola y el protagonista fuera otra persona, si el protagonista te pidiera un consejo, ¿que le dirías? ¿lo verías del mismo modo?. También puedes plantearle la situación a una persona de confianza que te ayude a considerar las consecuencias de las decisión determinada, puede que una persona ajena al problema, pueda ver soluciones que tú mismo no puedes ver.

Ya sabemos que mantener la calma en cualquier circunstancia no es una tarea fácil. Requiere de mucha paciencia, mucha práctica, ganas y fuerza de voluntad para no darse por vencido cuando parezca que la situación se nos va de las manos. Perdonate, siéntete muy orgulloso de ti mismo, si has fallado en algo, no pasa nada, no te castigues ya que los fallos te ayudan a aprender mas sobre ti mismo y hacen que te conozcas mejor, seguro que la próxima vez lo harás mejor.

 

 

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar